Manual de tolerancia

Manual de tolerancia

$30,000.00

Cuando alguien se nos muere, o peor aún, cuando nos matan a alguien, a los que quedamos nos toca abrir sus cajones, hurgar en sus papeles. Esto fue lo que me tocó hacer a mí en septiembre de 1987, un mes después de que los paramilitares asesinaran a Héctor Abad Gómez, mi padre. Tenemos en la casa una mala costumbre: apuntar ideas en servilletas, en recibos de compras, en papelitos sueltos, en la última página del libro que estamos leyendo. También más ordenados, en hojas de cuaderno. Este libro salió casi sin darme cuenta, reuniendo esas hojas de cuaderno y esos papeles hallados en el desorden de mi padre. Para darle forma, usé también algunas páginas de dos libros que mi papá publicó en vida y que pasaron casi totalmente inadvertidos: Una visión del mundo y Cartas desde Asia.
 
Héctor Abad Faciolince
Categoría: Etiqueta:
000
Cuando alguien se nos muere, o peor aún, cuando nos matan a alguien, a los que quedamos nos toca abrir sus cajones, hurgar en sus papeles. Esto fue lo que me tocó hacer a mí en septiembre de 1987, un mes después de que los paramilitares asesinaran a Héctor Abad Gómez, mi padre. Tenemos en la casa una mala costumbre: apuntar ideas en servilletas, en recibos de compras, en papelitos sueltos, en la última página del libro que estamos leyendo. También más ordenados, en hojas de cuaderno. Este libro salió casi sin darme cuenta, reuniendo esas hojas de cuaderno y esos papeles hallados en el desorden de mi padre. Para darle forma, usé también algunas páginas de dos libros que mi papá publicó en vida y que pasaron casi totalmente inadvertidos: Una visión del mundo y Cartas desde Asia.
 
Héctor Abad Faciolince
ISBN: 978-958-56284-4-1

Reseñas(2)

  1. Que valor debo pedir para que me lleguen libros a domicilio?

  2. Asi como algunas canciones son la banda sonora de una historia, hay libros que son testigo e inspiración de una etapa de la vida. Es lo que me pasa con este libro que me recuerda un momento de mi vida lleno de mucha pasión y reflexiones, una época en la que me maraville de todo, me encante, ame, leí como loca y viví intensamente. De eso hace casi 25 años.
    No puedo creer que ya tenga recuerdos tan antiguos!
    Este Manual de Tolerancia le dio estructura a muchos pensamientos sueltos que ya tenía. Fue un complemento a esas lecciones que la vida se empeño en darme, de valorar lo importante de las pequeñas cosas, de las calculadoras cuenta papas, de la fortuna de encontrar una versión de “Lo que el viento se llevo”, que nunca vendieron en esa librería que quedaba en la séptima con 17, donde después había un OMA, y de los churros llenos de azúcar, que son un verdadero reservorio de felicidad.
    Amo ese libro y todo lo que me evoca!

Añadir opinión

Añadir opinión